top of page
Buscar
  • luisarota

Mi lugar en el mundo: el Sanja

Actualizado: 27 abr 2020


Siempre supe que la ciudad en donde nací no iba a ser nunca mi lugar en el mundo. Desde que era pequeña no me conformaba con el entorno donde estaba creciendo; mi ciudad, una de la más productiva del norte de Italia, me apretaba como la mano de un hombre aprieta a un mosquito que allí no es bienvenido. No es fácil vivir con la percepción de que el lugar en donde empiezas a rodearte de amigos y personas importantes no va a ser el lugar donde transcurrirás el resto de tu vida de adulto. Pero por lo menos me di cuenta de eso; hay gente que ni siquiera se pregunta si a lo mejor en otro lado estaría mejor. No sé si eso pasa por miedo o por el hecho de que cambiar la propia ciudad y empezar de nuevo en otro lado requiere un esfuerzo gigante y mucha motivación.

A los dieciséis años estaba tan harta de seguir con esa vida que para mí era una farsa, que busqué la única solución que una nena de mi edad hubiera podido elegir: irme a vivir al extranjero por un año. Acabé en un lugar que no podía ser más diferente de mi pueblo natal: San Jacinto, en Uruguay.

San Jacinto hace unos pocos años no aparecía ni siquiera en los mapas de Google, y con eso lo digo todo. Cuando llegué ahí solo tres de las calles de ese pueblito estaban asfaltadas, no había cine, no había más que dos bares y unas cuantas tiendas, pero sí que había gente, gente que me hizo enamorar de aquel lugar. Hasta el día de hoy nunca me sentí tan libre y tan bien como en el Sanja. Pero a veces me pregunto, ¿es ese mi lugar en el mundo? No acabo de entenderlo.

Creo que me hace falta más experiencia, más viajes, más lugares para conocer y poder así encontrarlo. Pero no tengo prisa, tengo toda la vida por delante.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page